Servicios de asistencia virtual por hora, dia o mes, usted elige
Icono RSS Icono E-mail Icono Inicio
  • EMPRENDEDORES, LOS SUEÑOS Y EL DIA A DIA

    Publicado el 24 24Europe/Berlin Agosto 24Europe/Berlin 2009 admin Sin comentarios aún ...

    emprendedora delega en tu asistente y consigue tus sueñosTu que eres emprendedora, emprendedor tienes que pensar que la construcción de tus sueños se asienta en el  sentimiento cotidiano de eficacia, y este  lo alcanzas cuando la mayoría de los días consigues irte a dormir con la sensación de que el día ha sido bueno, de que las cosas han salido razonablemente bien y de que has sido capaz en la gestión de lo cotidiano.

    Y consigues que los días sean buenos desarrollando recursos personales que te permitan puntuar alto en las siguientes actividades.

    Resolver confictos y saber hacer frente a las dificultades, por ejemplo dedicarnos a nuestro sueño, y delegar las tareas que no nos aportan valor añadido,  contratar los servicios de una secretaria o asistente personal, que haga por nosotros todas las tareas administrativas, de esta manera aumentamos nuestras horas dedicadas a lo que nos gusta, nuestro emprendimiento.

    Disfrutar con las cosas buenas, esto pasa por discernir entre lo bueno y lo malo, y no amargarte por prácticamente nada. Tienes que disfrutar de las cosas buenas con la máxima intensidad emocional; así,  esas experiencias se quedaran en la memoria profunda y servirán de abono a tus sueños del futuro.

    Conectar afectivamente con los demás. El calor de la amistad, el sentimiento de compañerismo y la unión familiar representan una fuente gratísima de estímulos positivos que hacen buenos tus dias.

    Saber mantener una cierta distancia respecto de las cosas. Si los objetos se miran con mucha cercanía, las rugosidades se magnifican y se pierde la perspectiva. Distancia no es autonomía, ni independencia, distancia consiste en poner tierra de por medio para ganar en perspectiva y en campo de maniobra.

    Saber recuperarte de las cosas que te han salido mal. Y para ello no hables de fracasos sino de experiencias, de cosas que no han salido bien. Y procura recordar sin carga emotiva negativa los errores que has cometido, con el fin de mejorar la siguiente vez.